Proceso de soldar con gases

Proceso de soldadura fácil

La razón por la que esta técnica de soldadura sigue siendo muy popular es su facilidad de uso y su bajo costo. Llevar a cabo un proceso de soldadura con gas es relativamente fácil y no requiere necesariamente soldadores expertos.

Cuando se utiliza un gas para soldar como el acetileno, la llama puede alcanzar temperaturas de algo más de 5.700 °F (3200 °C). Esta temperatura es inferior a la que se obtiene con una máquina de soldadura por arco, pero las ventajas mencionadas  compensan este inconveniente para diversos tipos de trabajos de reparación y construcción.

Proceso de soldadura fácil

¿Cómo se realiza la soldadura con gas?

Cuando se sueldan metales con equipos de gas para soldar, los gases combustibles se mezclan con el oxígeno para producir una llama concentrada a alta temperatura. Esta llama incide directamente en la zona de soldadura y funde los materiales en cuestión (a menudo, pero no siempre, con la adición de material de relleno).

La sección fundida de cada pieza de metal forma algo que se denomina charco de fusión o soldadura, donde los metales líquidos se difunden entre sí y, una vez enfriados, forman una unión fuerte. Esta forma de soldar puede utilizarse para muchos tipos de metales comunes.

La finalización de la soldadura requiere que el soldador retire lentamente la llama de la unión, dándole tiempo para que se endurezca sin oxidarse.

Proceso de soldar con gas

Lo más habitual es mezclar el oxígeno con gases como el acetileno, el hidrógeno, el propileno y el butano, entre otros. La elección del gas utilizado para soldar depende del tipo de proyecto, el coste y el control de la llama.

El gas combustible de soldadura más utilizado es el acetileno. De hecho, es tan popular que no es infrecuente sustituir el término soldadura con gas por el de soldadura con acetileno, dependiendo del combustible que se utilice.

¿Cuáles son las partes principales de un sistema de soldadura con gas?

Probablemente ya puedas adivinar algunos de los principales componentes de un sistema de soldadura con gas, pero ¿Qué otras piezas son necesarias?

  • Una bombona de combustible: Una de las partes más importantes de un proceso de soldadura con gas es, obviamente, el gas combustible. Normalmente se almacena en una bombona de algún tipo. El cilindro está sellado y está hecho de acero de gran calibre para evitar que el combustible comprimido debilite el cilindro. Estas bombonas suelen estar pintadas de color granate.
  • Una botella de oxígeno: Otro componente fundamental de un sistema de soldadura con gas es el suministro constante de oxígeno puro. La botella de oxígeno contiene el oxígeno comprimido necesario para la soldadura. Tanto la bombona de oxígeno como la de combustible están hechas para soportar la presión de los respectivos gases. Suelen estar pintadas de negro, aunque no siempre.
  • Regulador de presión: Dado que tanto el combustible como el oxígeno se almacenan a alta presión, se requiere algún método para reducir la presión para un uso seguro durante el proceso de soldadura. Aquí es donde un regulador de presión resulta muy útil. Normalmente, este dispositivo ayuda a suministrar oxígeno a una presión constante de entre 70 y 130 KN/M2, y el suministro de gas a entre 7 y 103 KN/M2

Leer también: ¿Qué es la soldadura láser?