Limpieza criogénica de superficies

Limpia superficies de maquinas

La acción limpiadora de la limpieza criogénica se basa en tres efectos físicos:

Al igual que con muchos otros métodos de limpieza, las partículas aceleradas emiten energía cinética al impactar, lo que permite descomponer los agentes más resistentes, como la silicona, el caucho, los tintes y las pinturas.

La dureza Mohs (escala de dureza de los minerales) de los gránulos producidos durante la limpieza criogénica es aproximadamente la misma que la del yeso, lo que garantiza una limpieza potente.

La energía térmica procedente del enfriamiento brusco a -79°C provoca un efecto de choque térmico

Produce finas grietas en la capa superior del material que se va a eliminar, lo que hace que se vuelva frágil y se desprenda de la superficie.

Parte del dióxido de carbono congelado penetra en las grietas de las costras de suciedad causadas por el choque térmico.

Donde se sublima, multiplicando por 400 su volumen y, a escala microscópica, hace estallar literalmente estas capas de suciedad.

A través de estos tres efectos físicos, la limpieza criogénica es capaz de eliminar pinturas no deseadas, aceite, grasa, alquitrán, betún, tinta, resina, adhesivos, cera, residuos de silicona y goma, goma de mascar y una gran variedad de incrustaciones de suciedad de diversos sustratos.
La capacidad de limpiar eficazmente sin dañar las superficies y sin dejar grandes cantidades de residuos.

Limpieza de superficies de máquinas

Hace que la limpieza criogénica sea otra de las razones por las que puede ser una solución eficaz para abordar la suciedad que se encuentra en las salas limpias. El hecho de que la limpieza a chorro de hielo seco no utilice productos químicos ni deje aguas residuales, también la convierte en una solución respetuosa con el medio ambiente para las zonas en las que está prohibida la limpieza con agua, incluido el cableado eléctrico.

La limpieza criogénica no es abrasiva y puede controlarse para su uso en superficies duras o delicadas.

No requiere agentes químicos adicionales en el proceso de limpieza, lo que la convierte en una solución muy eficaz para la limpieza de los materiales sensibles que pueden encontrarse en las salas blancas reguladas.

Consideraciones de seguridad para el uso

Limpieza de superficies

Hay máquinas de limpieza criogénica, portátiles y tienen ruedas neumáticas y giratorias, lo que les permite ser transportadas como un carrito de portero, incluso por terrenos irregulares, atravesando umbrales y subiendo y bajando escaleras sin mucho esfuerzo.

La pistola de chorreado y la unidad de dosificación se accionan eléctricamente, en lugar de neumáticamente.

Las boquillas de chorreado de aluminio tienen aislamiento de goma y pueden cambiarse incluso cuando están heladas.

Las diferentes geometrías y tamaños de las boquillas hacen que la máquina sea muy adaptable, lo que permite utilizarla en estructuras variadas de diseños y dimensiones muy diferentes.

La presión acústica de una máquina de limpieza criogénica no es despreciable. Dependiendo de diversos parámetros de funcionamiento, varía entre 75 y 125 dB(A), por lo que el operario debe llevar protectores auditivos.

Como el hielo seco es extremadamente frío, tocarlo puede dañar la piel.

Leer también: Conoce el proceso para el manejo de hielo seco